‘2045: ¿Hacia una era de las máquinas?’ con la ULPGC

Ningún relato es inocente. Cuando en 2001, Odisea en el Espacio Stanley Kubrick nos regala su poético viaje hacia el niño de las estrellas, no deja de evidenciar la condición defectuosa de la humanidad. De ahí la frase del Dr. Snaut en Solaris, la novela de Stanislaw Lem, cuando afirma que “no necesitamos otros mundos, necesitamos espejos”.

Otro relato, este más familiar. El 29 de octubre de 1969 a las 22:30 de la costa oeste de EEUU, el primer paquete de datos en forma de dos letras de texto (‘LO’, intento de ‘LOG’) viajó los 644 kilómetros que separan la Universidad de California del Stanford Research Institute, dentro del proyecto militar Arpanet. La revolución digital había comenzado.

Aquella red nació con el propósito de enchufar universidades e instituciones públicas mediante unos aparatos pesados, caros y difíciles de transportar. Hoy la llevamos en el bolsillo y con 3.800 millones de usuarios, sus consecuencias son evidentes en prácticamente toda actividad humana. La tecnología nos ayuda pero, ¿sabemos lo que estamos construyendo?

Casi la mitad de la población mundial aún no tiene acceso y muchos de ellos van a quedar fuera. Inteligencia artificial (AI), realidades mixtas, robótica, bioingeniería, big data… Lo han llamado la Cuarta Revolución Industrial. Y siempre en el mismo paquete, la coletilla emprendedora del “We are making a better word” (“Estamos haciendo un mundo mejor”).

 

Al menos desde la pasada década, los términos del discurso sobre el entorno digital han sido planteados desde una dimensión empresarial, en base a una representación idealizada de los emprendedores. Ellos están cambiando el mundo, sin duda, pero dicho entorno no se agota en Facebook, Google, Amazon, Apple o Tesla, por más que estos sean actores innovadores y relevantes.

Expertos como Raymond Kurzweil, director de Ingeniería de Google, aseguran que en pocas décadas el desarrollo tecnológico será tan exponencial que superará nuestras capacidades, con unas consecuencias que hoy no podemos prever. También afirma que superaremos los límites de la biología y la conciencia humanas.

Mientras unos se cuestionan si esto será posible, otros se preguntan cuándo. El desarrollo de la AI ha alertado a científicos, escritores y humanistas como Stephen Hawking, Nick Bostrom, Javier Echeverría y Nicholas Carr. La integración humano-máquina, la utopía del ciborg anunciada por Donna Haraway, es una realidad con la que tendremos que convivir.

Carlos Guerra, fundador de The Future ON. / ANDRÉS CRUZ

La ULPGC no puede ser ajeno a esta realidad como motor incansable de fabricación del talento canario, promotor de la industria 4.0 y como foro abierto para la preparación inevitable del futuro a través de la investigación, desarrollo, innovación y transferencia de conocimiento a la sociedad. Por ello que hemos querido organizar un encuentro sobre estas cuestiones en colaboración con The Future ON, colectivo de tecnólogos humanistas que promueven el diálogo tecnología-sociedad, además del Gabinete Literario y el Diario La Provincia.

La propuesta más llamativa será sin duda la creación de un ‘augmented human’ (humano mejorado) como anticipo de un debate donde abordaremos algunas cuestiones de actualidad sobre estos temas: privacidad, ciberataques, relación humano-máquina y democracia y participación.

Toda nueva tecnología genera promesas y peligros potenciales. De un lado la posibilidad de empoderar a individuos y comunidades mientras se crean oportunidades para el desarrollo económico, social y personal. De otro, la amenaza de marginar grupos, exacerbar la desigualdad y generar inseguridad.

Dar forma a esta revolución en beneficio de todos requerirá nuevas formas de colaboración y de gobernanza, responsabilidad colectiva y una narrativa compartida e inclusiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *